Priorización de Pasamayito

en: Sin categoría

La semana pasada, la Municipalidad de Lima incorporó la ruta conocida como Pasamayito dentro de las vías del ámbito metropolitano de la capital. Este cambio de estatus permitirá que la comuna limeña pueda administrarla y tenga la responsabilidad de ejecutar obras en su recorrido.

Según una nota de prensa, este hecho es un paso importante en el proceso de construcción de la vía que unirá los distritos de Comas y San Juan de Lurigancho. Ahora, la Empresa Municipal Administradora de Peaje de Lima (Emape) podrá desarrollar el expediente técnico, el estudio de afectación predial, y el estudio de impacto ambiental, para así finalmente ejecutar la obra.

Además, el proyecto generará beneficios para la ciudad según la comuna. Por un lado, se reducirá el tiempo de viaje entre San Juan de Lurigancho y Comas a 30 minutos. También formalizará y hará más segura una vía que ya está en uso, pero en condiciones precarias.

Lo que sí es cuestionable es la decisión de priorizar la vía Pasamayito por sobre el proyecto del anillo vial periférico (AVP). A diferencia de Pasamayito, el AVP ha sido recomendado por varios estudios técnicos, incluyendo el Plan Maestro de Transporte Urbano de 2005-2025 y el Plan de Desarrollo Regional Concertado al 2025 (como parte de su objetivo específico 3.4.2).

A primera vista, el anillo vial periférico parece una mejor propuesta. Propone generar un túnel que unirá dos centralidades importantes en San Juan de Lurigancho e Independencia. Al tratarse de un túnel, también sería más seguro que una vía en ladera, y reduciría en mayor medida los tiempos de viaje.

Pasamayito, en cambio, generará más accesos a grandes áreas de suelo en ladera que, hoy en día, están principalmente desocupadas. Como resultado, esta nueva accesibilidad produciría presión para que las laderas aledañas a la nueva vía se urbanicen, pese a que todavía no queda claro cuál es la posición de la municipalidad sobre el futuro de estos cerros.

La pregunta es: ¿están a favor o en contra de la urbanización de las laderas alrededor de Pasamayito? Si no están a favor, ¿cómo van a frenar los procesos de ocupación informal del suelo, así como el tráfico de terrenos en esa zona? Y si alternativamente se piensa en esta área como una de expansión futura para Lima, ¿cuál es el plan para su ocupación? ¿Cómo van a brindar servicios como agua potable, desagüe y equipamiento público en las laderas?

Más allá de la respuesta que brinde la comuna a estas preguntas, no debe olvidarse que la actual inversión de S/72 millones podría servir para subsidiar a traficantes de terrenos.


Deja una respuesta

Su dirección de correo no será publicada.

*