MTC no cuenta con posesión total de las áreas en la que operará el ‘tren macho’, alerta Contraloría

La Contraloría identificó la falta de disponibilidad de áreas que podrían afectar la ejecución de obras del proyecto “Ferrocarril Huancayo – Huancavelica” (conocido como Tren Macho), en la cual se invertirá US$ 232′468,973 bajo la modalidad de Asociación Público Privada (APP) y cuyo contrato de concesión -por 30 años- se estima suscribir en el primer trimestre del 2021.

La falta de disponibilidad de áreas para la concesión es uno de los 23 riesgos identificados que constan en el Informe Previo N° 017-2020-CG/APP, tras revisar la versión final del contrato de concesión remitido por ProInversión, entidad encargada de llevar a cabo el proceso de concesión por encargo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), quien administra actualmente dicho sistema ferroviario y que actuará como el concedente.

Al respecto, la Contraloría recomendó a Proinversión que, en coordinación con el MTC, tomen las acciones y previsiones que correspondan para que el riesgo identificado no se materialice, evitando posibles contingencias económicas para el Estado, debido a la demora de entrega de áreas al concesionario, como ocurre por citar algunos ejemplos con las concesiones de la Línea 2 del Metro de Lima y Callao y de la Autopista del Sol.

El proyecto “Ferrocarril Huancayo – Huancavelica” consiste en la modernización del sistema ferroviario que une a las regiones de Junín y Huancavelica, con adquisición de nuevo material rodante (2 locomotoras), el mejoramiento de los 128 kilómetros de vías existentes, la modernización de 7 estaciones, 19 paraderos, la renovación de 15 puentes ferroviarios y la ampliación de 38 túneles, entre otras acciones más, en beneficio de la economía y el desarrollo turístico regional. La obra se ejecutará en dos etapas y su explotación será en una etapa integral.

La etapa 1 es el período que comprende desde la fecha de cierre hasta la suscripción del Acta de Culminación de las pruebas de puesta en marcha del tramo 1 (Obras entre el Portón lado Chilca de la Estación Huancayo hasta la Estación Mariscal Cáceres).

La etapa 2 es el período comprendido desde la Toma de Posesión del tramo 2 hasta la suscripción del Acta de Culminación de las pruebas de puesta en marcha del mencionado tramo (Obras entre la Estación Mariscal Cáceres y la Estación Huancavelica).

-Incumplimiento-

De acuerdo con el informe previo emitido, del 100% de áreas que comprende la futura concesión el 74% de estas, deben ser transferidas al futuro concesionario al momento de la suscripción del contrato.

Sin embargo, el MTC -hasta el momento- no cuenta con la posesión total de aquellas áreas donde actualmente opera el Tren Macho y que están bajo su administración. Se evidenció -por ejemplo- que en el área de la Estación Tellería, existen varios inmuebles en los cuales habitan terceros.

Asimismo, se evidenció que existen redes de agua potable, postes de energía eléctrica o carreteras que se constituyen como interferencias para el proyecto. En tal sentido, el MTC solo identificó 18 interferencias pendientes de resolver. Sin embargo, se evidenció que aún se encuentra pendiente la identificación de otras adicionales en toda el área de concesión.

Según el contrato de concesión, el concedente (MTC) tiene la obligación de contar con la posesión efectiva y pacífica de toda el área de la concesión, libre de interferencias a la presentación de los Estudios Definitivos de Ingeniería de las Obras, esto es a los 10 meses de suscrito el contrato de concesión, que puede ser ampliado hasta por 6 meses adicionales.

El incumplimiento de esta obligación puede acarrear la posible caducidad del contrato.

Respecto al 26% restante de áreas de la concesión, el MTC debe acreditar que tiene contrato de compra con sus propietarios.

Sin embargo, solo acreditó tener la titularidad de 36 de un total de 89 predios, siendo ésta una obligación que debe cumplir a la suscripción del contrato de concesión, incumpliendo el cronograma de actividades, remitido a ProInversión, en el que señalaba que la adquisición de las 89 nuevas áreas se concretaría el 31 de octubre del 2020.

Otros riesgos identificados están referidos a inconsistencias detectadas en el contrato de concesión sobre la aplicación de penalidades, la aplicación de peritajes para la recepción de bienes, la aprobación de estudios de ingeniería, aspectos procedimentales y compromiso de mayores recursos públicos en los procesos arbitrales, entre otros, que podrían generar futuros riesgos de controversias entre el concedente y el futuro concesionario, así como retrasos en el inicio de ejecución de obras o su paralización, generando perjuicios económicos al Estado.

El informe previo fue notificado a la ProInversión solicitando remitir el detalle de las medidas adoptadas para la mitigación de los riesgos e implementación de las recomendaciones señaladas. El documento es de acceso público y se encuentra publicado en el portal web www.contraloria.gob.pe

Gestión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *